Productos respetuosos con el ambiente y cosmética natural

QUÉ ES SER ZERO WASTE O BASURA CERO?

Zero Waste Es una filosofía de vida que nos lleva a evitar al máximo posible la generación de residuos. Se basa en un conjunto de prácticas y consejos que podemos aplicar a nuestro estilo de vida para reducir considerablemente la basura de nuestro entorno.

Es un camino largo por recorrer que se empieza poco a poco como todo cambio para lograr que sea duradero.


No es una moda, es un estilo de vida


¿Cómo empezamos?

Lo principal siempre es hacer un análisis de las cosas que hacemos en nuestra vida cotidiana y que podemos cambiar. 

Lo primero en lo que debemos concentrarnos es en usar cada producto hasta que ya no pueda más y solo comprar para reemplazar las cosas que ya no se puede usar. El segundo punto de enfoque debe ser la cantidad de comida que tiramos y cuánto de eso podemos evitar haciendo compras inteligentes y cocinando solo lo necesario.


Algunos tips que nos pueden ayudar:


Cuando vayamos al supermercado, optar por adquirir productos que no estén envueltos en plástico, frutas cortadas envasadas al vacío, huevos o pan con envoltorios de plástico, elegir productos cuyos envases se puedan reciclar (vidrio y algunos plásticos), llevar nuestras propias bolsas reutilizables para la verdura y para llevar las compras de regreso a casa, optar por alternativas sustentables a productos de uso cotidiano como cepillos de dientes de bambú, afeitadoras de metal, toallitas femeninas y pañales de tela, shampoo sólido sin envase plástico, esponja de cocina natural, trapos de algodón, etc.

Cuántas veces nos pasa que al comprar algo nos ofrecen una bolsa, simplemente podemos rechazarla muy amablemente y llevarlo en la mano o guardarlo en nuestra mochila o cartera.

 

Comprar ropa de segunda mano también es una muy buena opción ¿Sabes las consecuencias ambientales que genera la industria textil? será tema de otro post seguramente.

 


Comprar a granel y llevar nuestro propio envase está cada vez más popularizado, hay negocios que se basan en ese concepto y otros que de a poco lo van adoptando. Seguramente en tu ciudad hay! podemos reutilizar frascos de mermelada y envases de plástico que hayamos obtenido con otro producto y así darle utilidad antes que terminen en la basura.

¿Soles llevarte una botella de agua al trabajo o al gimnasio? Es hora de empezar a usar una botella de acero inoxidable.




Seguro que has visto muchos tutoriales DIY (Hazlo tu mismo) en YouTube o Tik Tok, y es una buena forma de reducir los residuos que generamos. Podemos reciclar y reutilizar muebles viejos, ropa y todo lo que se nos ocurra. Incluso podrías generar un ingreso al crear un emprendimiento a partir del reciclado. La basura de algunos puede ser el tesoro de otros.

Y si tenemos lugar, podemos montar nuestra propio huerto… Si no, con tres o cuatro macetas podemos tener siempre frescas algunas hierbas aromáticas para hacer la comida.



En un mundo donde reina el plástico y los envases desechables para “facilitarnos la vida” lo mejor que podemos hacer es separar nuestros residuos y enviar al reciclado todo lo que no podamos aprovechar de otra manera. Cada vez mas ciudades se inclinan hacia la recolección de residuos domiciliarios separados en origen. Si en tu ciudad aún no es así seguramente hay alguna iniciativa en este sentido.

¿Qué se puede reciclar? algunos plásticos (no todos), el vidrio, las latas de aluminio, papel y cartón, tapitas de botellas, llaves.


Una muy buena iniciativa con los plásticos que no son reciclables (por ejemplo envoltorios de golosinas, galletitas, etc) son las botellas de amor o ecoladrillos o ecobotellas que luego se utilizan para construcciones sustentables o algunas empresas transforman en “madera plastica”.




Esto requiere tiempo y espacio, además de una compostadora (que también podemos hacer nosotros mismos). Si no es una opción posible por ahora tal vez agricultores de tu zona puedan necesitar esos residuos o incluso en tu ciudad haya composteras comunitarias, práctica cada vez más extendida.




Simple, si ya no te gusta, renovaste o se rompió regalalo. seguramente otra persona podrá aprovecharlo. Muchas veces tiramos cosas por comodidad o porque creemos que ya no sirven, pero tal vez alguien pueda necesitar ese jean que no te gusta, ese colchón que cambiaste, esa mesa que se rompió una pata y se puede reparar.



Si bien esta es una  guía rápida para el estilo de vida sin desperdicio, ¡lo único que queda por hacer es salir y hacerlo! si te gusto, compartilo.

Podés encontrarnos en las redes sociales, todo comentario y sugerencia que sume es bienvenida.


Mi carrito